Xalapa, Veracruz, México, a martes 22 de junio de 2021

Enfermedades bucales están correlacionadas con padecer etapas graves de COVID-19

Mahaleth Guevara Alamilla, 6 de abril de 2021

Veracruz, Ver.- La boca es uno de los accesos principales al organismo para el virus SARS-CoV2, junto con la nariz y los ojos.

Y de contraer el virus, la boca, la nariz y la garganta son los espacios donde se concentra la mayor carga viral durante los primeros días de la infección, por ello se recomienda el uso del cubrebocas.

De acuerdo con la estomatóloga Mayra Torres Altamirano, en recientes estudios se ha detectado en la boca de personas infectadas con COVID-19 la presencia de la furina, una proteína que le da entrada a este virus.

“Normalmente esta furina se encuentra en aquellas personas que ya tienen un factor predisponente como son aquellas personas que son fumadoras, que mastican tabaco o aquellas personas que beben una gran cantidad de alcohol, lo que ha llamado la atención. Esta furina se ha hecho presente y se ha encontrado en niveles importantes en esta condición de la Covid y se ha comprobado que la furina es la proteína que le da entrada al virus y le permite fijarse en las glándulas salivales y empieza a ver esta replicación viral”.

La odontóloga enfatizó que existe una correlación de los pacientes con una boca enferma con padecer etapas graves del COVID-19.

“Las personas que tienen encías inflamadas, que tienen sangrados de las mismas o incluso enfermedades que ya involucran estabilidad de los dientes, se dice que van a tener una aspiración hacia el organismo de cada persona de estas bacterias, hongos y virus y van a predisponer de una neumonía por aspiración”.

Entre los consejos que externó la especialista para una correcta salud bucal son: cepillarse los dientes diariamente con pasta dental con flúor, no compartir el cepillo y cambiarlo cada 3 meses y si ha dado positivo a coronavirus debe realizar, además, un enjuague preliminar para reducir la carga viral y ayudar a disminuir la transmisión de COVID-19.

Los enjuagues que se recomiendan son: Isodine bucofaríngeo 0.5% en 10 mililitros de agua o agua oxigenada 0.5 % se diluye en 50 mililitros, se hacen gárgaras y buches tres veces al día.