Xalapa, Veracruz, México, a viernes 17 de mayo de 2024

Recuerdan a García Márquez por su relación con la meteorología en su obra literaria

Héctor Juanz, 17 de abril de 2024

Xalapa, Ver.- El calor y algunos fenómenos meteorológicos como los huracanes y las inundaciones fueron usados por Gabriel García Márquez, para ambientar sus relatos, tanto en sus novelas, cuentos y notas periodísticas.  

A propósito del décimo aniversario luctuoso de este escritor colombiano, el investigador Adalberto Tejeda Martínez, impartió la charla “La meteorología en la obra de García Márquez” en el auditorio de la Facultad de Instrumentación Electrónica en la que abundó cómo es recurrente en obras como “La Hojarasca”, “El coronel no tiene quien le escriba” y “La mala hora”, algo que desde la segunda mitad del siglo pasado notaron críticos literarios y escritores como Mario Vargas Llosa.  

“Cien años de Soledad termina en el gran huracán que destruye Macondo, pero apareció también la obra periodística y en la obra periodística es que pude rastrear cómo fue incorporando poco a poco los materiales, porque como reportero le empezaron a tocar cubrir cuestiones meteorológicas, desastres en Colombia, etcétera y luego los adopta completamente y ya se los mete a las notas sin necesidad periodística, si no con un afán de ambientación meteorológica literaria”.  

La charla estuvo dirigida a estudiantes de distintas carreras, mostrando cómo la ciencia está presente en las diferentes manifestaciones artísticas.  

“Quisimos hacer este vínculo con otras áreas como la literatura, especialmente hoy, porque tenemos entre el público a muchos seguidores de la obra de García Márquez. Hemos detectado que en todas las artes tanto en la literatura que es básica en la ambientación, en muchas obras como en la pintura, música, etcétera. Es muy importante para nosotros abundar en estas áreas desde su enfoque”.   

Gabriel García Márquez considerado el padre del realismo mágico y uno de los principales exponentes del boom de la literatura latinoamericana, murió el 17 de abril de 2014 en la Ciudad de México, dejando un gran legado a la literatura, apenas este año se publicó su última novela, de forma póstuma, “En agosto nos vemos”.