Xalapa, Veracruz, México, a jueves 22 de febrero de 2024

Para Juan Sebastián Marroquín no ha sido fácil vivir bajo la sombra de su padre Pablo Escobar

Carlos Navarrete, 5 de diciembre de 2023

Veracruz, Ver.- Para Juan Sebastián Marroquín (antes Juan Pablo Escobar) no ha sido fácil vivir bajo la sombra de su padre el narcotraficante Pablo Escobar.

El hijo del capo colombiano se desempeña como conferencista alrededor del mundo para llevar a cabo charlas dirigidas principalmente al público joven.

Él reconoce que el camino que eligió su padre no fue el correcto.

Veracruz, Ver.- Fue registrado ante las leyes de Colombia como Juan Pablo Escobar, sin embargo, en la vida adulta decidió cambiar su nombre por el de Juan Sebastián Marroquín. Se trata del hijo de uno de los narcotraficantes más poderosos, Pablo Escobar. 

Para este hombre de 46 años ha sido difícil encontrar su propia identidad para dejar de vivir a la sombra de su padre. 

«El cambio de identidad tiene que ver justamente con poder construir una identidad propia, poder alejarme de la sombra de mi padre y poder crecer porque nada crece debajo de una gran sombra. Esto es lo que me ha dado la oportunidad de salir adelante independientemente de mi apellido».  

Juan Sebastián Marroquín es arquitecto, ingeniero industrial, escritor y conferencista. Actualmente vive fuera de Colombia y dedica gran parte de su tiempo a recorrer el mundo dando charlas dirigidas principalmente al público joven a través de las cuales no solo relata su testimonio como hijo del capo fundador del Cartel de Medellín sino que promueve la paz y explicar por qué el camino que eligió su padre no fue el correcto. 

«Que los jóvenes se den cuenta de que lo que están viendo en las series de televisión, ese glamour que le han agregado a personajes como mi padre no contribuye en absoluto a generar verdad ni conciencia, al contrario, contribuye a generar un montón de jóvenes dispuestos a repetir la historia de mi padre creyendo que el camino al éxito es a través de la criminalidad».  

A pesar de que la imagen de su padre, a 30 años de su muerte, tiene un gran peso en la cultura popular de América Latina y que con ella se generan millones de dólares al año, él no recibe regalías. 

«Claro, lo ven (el caso de Pablo Escobar) como un caso de éxito, así a veces lo han pintado como el más rico, en más poderoso y demás, cuando en realidad no lo fue, fue rico y poderoso pero no le duró nada, no tuvo la verdadera oportunidad de disfrutar su fortuna». 

Juan Sebastián Marroquín visitó una conocida universidad privada del puerto de Veracruz donde ofreció una conferencia «Pablo Escobar, una historia para no repetir».