Xalapa, Veracruz, México, a lunes 14 de octubre de 2019

Visita millonaria a nuestro país de Barack Obama

Visita millonaria a nuestro país de Barack Obama

Excélsior, 29 de abril de 2013

El viaje que hará a México y Costa Rica a partir del 2 de mayo podría superar los 4 millones de dólares que costó uno similar de Bill Clinton en 1997

Más de 100 agentes de seguridad, equipos de detección de bombas y una escuadrilla de aviones de pasajeros y carga acompañan al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su viaje a México y a Costa Rica el próximo 2 de mayo.

En 1997 un viaje similar del presidente Bill Clinton costó al erario estadunidense poco más de cuatro millones de dólares sólo por la operación de los transportes aéreos, indicó un reporte de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) del Congreso estadunidense.

Tan sólo la operación del Air Force One, el avión B-747 habilitado que transporta al Presidente y su comitiva más cercana, costaba hace tres años 181 mil 757 dólares por hora.

Esto sin considerar las instalaciones a bordo, que incluyen una central telefónica que según algunas versiones podría manejar los circuitos de una pequeña ciudad.

La cifra tampoco incluye los aviones de acompañamiento en la misión.

Por ejemplo, al menos otro avión para transportar personal de apoyo y equipos de avanzada que esperan al mandatario y preparan los aspectos técnicos y de seguridad en los sitios que visitará.

En el caso de la gira presidencial a México y Costa Rica en 1997, las autoridades estadunidenses usaron cinco aviones, dos de pasajeros (incluso el Air Force One) y tres para transporte de carga pesada: un Lockheed C-5, un C-141 (ya retirado) y un C-130.

El costo por transporte aéreo fue ligeramente superior a los cuatro millones de dólares.

En 1999, una visita de Estado de Clinton a México ocupó el mismo tipo de avión, y otros aeroplanos de carga pesada, con un costo en ese momento de 1.37 millones de dólares.

Las aeronaves transportan entre otras cosas equipos de comunicaciones, vehículos de escolta y de hecho también The Beast (La Bestia), la limusina que usa el Presidente de Estados Unidos para su transportación terrestre y que tiene incluso un depósito de sangre lista para transfusión y además de blindada está sellada contra ataques bioquímicos.

Los viajes de los mandatarios de cualquier país son grandes producciones.

En el caso del Presidente de Estados Unidos a cualquier parte del mundo, incluye no sólo los elaborados planes de seguridad sino una comitiva que disminuye comparativamente la de casi cualquier otro, o tal vez a cualquier otro, jefe de gobierno.

Los costos de ese tipo de viajes son secretos y de hecho hasta los investigadores del Congreso tienen problemas para determinarlos, pues están distribuidos en docenas de cuentas tanto del Departamento de Defensa como de los Departamentos del Tesoro, de Estado y de Justicia, entre otros.

De acuerdo con reportes de la prensa del país vecino del norte y al menos dos diferentes textos del GAO, el promedio de personas que acompaña un desplazamiento del mandatario estadunidense es de un mil personas.

En 2003, en un desplazamiento a Londres, el entonces presidente George W. Bush fue de por lo menos 600 personas.

En su viaje por África en 1999, el presidente William Clinton tuvo la compañía de mil 302 personas, entre funcionarios, agentes de seguridad, equipo de apoyo de comunicaciones, médico y aún personal de cocina.

El Presidente estadunidense suele viajar con su propia agua y al menos una de las versiones de La Bestia.

Aunque sería correcto decir que en la gira actual, cuando Obama llegue a San José de Costa Rica tendrá la segunda e idéntica versión del vehículo, a la espera en el aeropuerto de la capital centroamericana.

Además, también cuenta, por lo regular, la alternativa de uno o dos helicópteros siempre listos a retirar al mandatario de cualesquier congestión de tráfico.

Hacen agenda

La Casa Blanca detalla que es prioritario el tema económico y cultural:

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, centrará su visita de esta semana a México y a Costa Rica en el desarrollo económico, por ser un asunto clave para el futuro del hemisferio, anunció la Casa Blanca.

La directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, señaló que Obama abordará asimismo temas sobre seguridad y narcotráfico, pero no serán el foco primordial de su visita a realizarse del 2 al 4 de mayo.

“Hemos estado trabajando juntos con el gobierno de México sobre el narcotráfico y esto seguro que va a seguir. Tenemos que ser buenos socios, tenemos que tener éxito juntos en contra del narcotráfico”, señaló en entrevista televisiva.

La funcionaria rechazó las críticas en el sentido de que la administración Obama ha ignorado a América Latina.

“La idea del Presidente es que sólo somos un hemisferio, tenemos que trabajar juntos para asegurar un buen futuro económico”, abundó.

Obama sostuvo el viernes un encuentro con hombres de negocios de Estados Unidos a fin de escuchar de diferentes actores opiniones sobre las oportunidades de negocios que ofrecen México y Centroamérica a esta nación.

“Él tenía mucho interés de escuchar de quienes estábamos ahí, pero también por saber lo que está pasando en esos países”, dijo Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo.

“Al Presidente le complace la oportunidad de discutir la alianza comercial”, indicó el vocero Jay Carney.