Xalapa, Veracruz, México, a viernes 23 de octubre de 2020

Reintroducción de la primera cría de manatí, importante logro de academia y gobierno

Reintroducción de la primera cría de manatí, importante logro de academia y gobierno

, 8 de septiembre de 2014

En el marco de la celebración del Día Nacional del Manatí, el titular de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), Víctor Alvarado Martínez, recorrió el Sistema Lagunar de Alvarado, sitio Ramsar rico en flora y fauna, hábitat de esta especie (Trichechus manatus).

Acompañado por la coordinadora del Proyecto de Conservación del Manatí de la Universidad Veracruzana (UV), Blanca Elizabeth Cortina Julio, y el maestro Antonio Maruri García, destacó que por primera vez en el estado se rehabilita a una cría en colaboración con la población.

En la comunidad El Nacaste dialogó con pescadores y sus familias, quienes desde hace 18 años participan en el proyecto que impulsa el Instituto de Investigaciones Biológicas de la UV (IIB-UV).

Ahí, llevan a cabo un programa de educación ambiental y conservación del manatí, creando conciencia en los pobladores de la región sobre su protección e importancia; además, se ha establecido una campaña permanente para la conservación y manejo del mamífero, lo que ha permitido lograr un cambio positivo de actitud.

En la celebración se entregó reconocimiento a los habitantes de dicha localidad, así como a los de Costa de San Juan por participar en el cuidado y manejo de esta especie, además se impartieron talleres de educación ambiental.

Cumpliendo con las metas establecidas por el IIB-UV se consideran resultados exitosos, pues a partir del rescate de una cría huérfana se inicia la primera rehabilitación y liberación.

El trabajo ha sido positivo gracias al apoyo y colaboración de los pescadores de la comunidad, quienes llevan capacitaciones constantes en cuanto al manejo adecuado del manatí, por parte de la bióloga Blanca Cortina Julio y el médico veterinario zootecnista Fabián F. Vanoye Lara, de la UV.

Para la rehabilitación se contó con el apoyo y autorización de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la colaboración de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y Sedema.

Desde los primeros meses de vida del manatí, dichos organismos aportaron equipo, como dos albercas de 3.60 metros de diámetro por 76 centímetros de altura y 4.57 metros de diámetro por 91 cm de altura; también material para la instalación del control de temperatura de agua para los estanques, lo que permitió que el mamífero lograra sobrevivir en la temporada invernal; asimismo, seis cubetas de leche especializada para el ejemplar.