Xalapa, Veracruz, México, a viernes 05 de marzo de 2021

Pandemia de COVID-19 impacta en manejo y control de tuberculosis

Pandemia de COVID-19 impacta en manejo y control de tuberculosis

Agencia de Noticias RTV (UV), 4 de febrero de 2021

Xalapa, Ver.- El investigador del Instituto de Salud Pública (ISP) de la Universidad Veracruzana (UV), Roberto Zenteno Cuevas, dio a conocer que una de las consecuencias directas de la pandemia de COVID-19 es el impacto negativo en el manejo y control de diversas enfermedades crónicas e infecciosas que requieren de una vigilancia activa y estrecha por parte de las instancias de salud, entre las que se encuentra la tuberculosis. 

Con una amplia experiencia por los estudios que ha desarrollado sobre el tema, Zenteno Cuevas considera que uno de los ejemplos “de las enfermedades desatendidas por COVID-19 se puede apreciar claramente en la tuberculosis”, enfermedad infecciosa provocada por la bacteria (Mycobacterium tuberculosis) que afecta principalmente los pulmones. 

Precisó que la infección se puede propagar cuando las personas enfermas expelen la bacteria al aire (al toser); este padecimiento es prevenible y curable, y en promedio el 85 por ciento de quienes la desarrollan pueden resolverla favorablemente mediante un tratamiento que puede ser de cuatro a seis meses. 

Destacó que el diagnóstico temprano de nuevos casos es de suma importancia para detener el contagio y promover el tratamiento adecuado, evitando el desarrollo de resistencia y la muerte; para ello, la vacunación es otra medida exitosa que protege a los recién nacidos de desarrollar la infección, dado que en mucho de los casos puede ser fatal. 

El análisis del boletín epidemiológico emitido por la Secretaría de Salud (SS) de México permite establecer que mientras en 2019 se identificaron 48 mil 983 casos de tuberculosis respiratoria, para 2020 el reporte fue de 31 mil 724 casos, “una disminución del 35 por ciento, que evidencia fallas importantes en la vigilancia, el diagnóstico de nuevos casos y, en consecuencia, en su atención”. 

En investigador dijo que no existen reportes relacionados con la eficiencia del tratamiento y seguimiento de nuevos casos, “pero seguramente derivado de la suspensión de actividades y de la reorientación de muchos de los servicios médicos y recursos hacia la atención de COVID-19, en 2021 empezaremos a ver repuntes en el número de casos con tuberculosis resistentes a los medicamentos”. 

Otro aspecto que se suma a la desatención de la enfermedad, es que en 2020 se vio detenida la administración de vacunas contra tuberculosis, lo que tendrá consecuencias negativas importantes. 

Un fenómeno global

Roberto Zenteno opinó que este problema no es sólo de México, puesto que en octubre del año pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió una disminución importante en la notificación de casos en la mayoría de los países afectados, lo que tendría consecuencias importantes en la disminución de nuevos casos y en un incremento de la mortalidad por tuberculosis. 

Refirió que existe especial preocupación en la atención y tratamiento a pacientes portadores de una forma de tuberculosis resistente a fármacos, pues presentan una tasa de sobrevivencia más baja y derivado de la cuarentena se espera un incremento en contagio de estas formas resistente a los contactos cercanos, por lo que existe un plan de acción que implica el uso de tecnologías digitales para proporcionar apoyo vía remota, promover el tratamiento domiciliario y mantener un suministro adecuado de medicamentos para lograr tratamientos completos. 

“No obstante, surge otro factor importante a considerar, ¿de dónde se obtendrán los recursos necesarios para desarrollar estas actividades?, lo que lleva a estimar que se verán escenarios complicados en el futuro en cuanto a la evolución de la tuberculosis.” 

Por lo anterior, el investigador de la UV planteó que se debe considerar como prioridad fortalecer el financiamiento para el desarrollo de investigación básica y aplicada, la conformación de centros de investigación enfocados a entender y atender emergencias en salud pública como la que estamos padeciendo actualmente. 

“El gran aprendizaje que nos quedará de esta pandemia del siglo XXI, es que no se trata de un asunto de políticas públicas, sino un tema de seguridad nacional en salud”, concluyó. 

José Luis Couttolenc