Xalapa, Veracruz, México, a martes 29 de septiembre de 2020

Niveles de los ríos se incrementaron por fuertes lluvias; ninguno ha desbordado

Niveles de los ríos se incrementaron por fuertes lluvias; ninguno ha desbordado

, 18 de septiembre de 2015

Xalapa, Ver., 18 septiembre de 2015.- Los ríos en el estado siguen con niveles por abajo de su promedio para estas fechas, aunque se han presentado avenidas en algunos afluentes como Tecolutla, Nautla, Actopan, La Antigua, Jamapa, Cotaxtla, Tesechoacán y San Juan, pero ninguno ha superado su límite de desbordamiento, informó el Comité de Meteorología de Veracruz.

La meteoróloga de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Jessica Luna Lagunes, explicó que en esta semana las lluvias más significativas ocurrieron en las zonas norte y centro de la entidad, así como en partes altas de las cuencas de los ríos Papaloapan y Coatzacoalcos.

En conferencia de prensa, indicó que en lo que va de esta temporada de precipitaciones, junio fue lluvioso principalmente en la región centro, mientras que en julio, agosto y lo que va de septiembre la actividad pluvial está por debajo de su promedio.

Asimismo, señaló que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) estima que la lámina de lluvia en Veracruz estará por arriba de su media en los meses de octubre y noviembre.

Dijo que por el momento, el SMN no ha emitido un pronóstico sobre la cantidad de frentes fríos que pudieran afectar al país en la Temporada Invernal 2015-2016, pero estadísticamente se tiene un promedio de 52, repartidos de la siguiente manera: tres en septiembre, cinco en octubre, seis en noviembre, ocho en diciembre, siete en enero, febrero y marzo, cinco en abril, tres en mayo y uno en junio.

Los primeros ocasionan en la entidad chubascos que dejan precipitaciones superiores a los cien milímetros, en tanto que las masas de aire frío que los impulsan provocan descenso de temperatura, viento del norte fuerte y oleaje elevado en la costa.

Por otra parte, el coordinador del Comité, Federico Acevedo Rosas, detalló que esta semana el Océano Atlántico se ha mostrado más activo que el Pacífico, pues se tiene a las depresiones tropicales 9 y 10, además del Disturbio Tropical 96-L, ubicado al noreste de la península de Florida. Estos sistemas no representan peligro para el territorio nacional.

De igual forma, apuntó que El Niño continúa fortaleciéndose; actualmente, la temperatura superficial del mar en la región denominada El Niño 3.4 ya alcanzó una anomalía de 2.3 grados por arriba de su promedio; esto es similar al evento de 1997-1998.

“Sus efectos continúan percibiéndose en diferentes partes del mundo, con inundaciones, una menor cantidad de ciclones tropicales con nombre en el Atlántico y mayor en el Pacífico, en particular, Veracruz concluirá el verano con déficit de lluvia acumulada”.

En un mayor plazo, los modelos climáticos estiman que se tendría un otoño e invierno más lluvioso y una primavera más seca, por lo que la Secretaría de Protección Civil (PC) mantiene la Alerta Climática para que las dependencias de los tres órdenes de gobierno tomen las previsiones correspondientes.

El servidor público expresó que el próximo miércoles 23 de septiembre, a las 03:20 horas, inicia el otoño 2015 en el hemisferio Norte.

Para el fin de semana, la meteoróloga Jazmín Córdoba comentó que se pronostica un sábado y domingo cálidos, con temperaturas máximas en llanura y costa superiores a los 32 grados, con índices de calor cercanos a los 40; asimismo, se espera bajo potencial de lluvias, sin descartar precipitaciones y tormentas aisladas por la tarde o noche en zonas montañosas y nocturnas a matutinas en el litoral.

Es probable que durante la segunda quincena de septiembre se tengan lluvias acumuladas por abajo de la media en la entidad, al tiempo de que se registren temperaturas diurnas dentro de su promedio.

El terreno en montaña sigue presentando un contenido de humedad importante que se extiende más de 70 centímetros; aunque en los siguientes días se estima una reducción de la actividad pluvial, la población debe continuar con las precauciones ante la probabilidad de deslaves, derrumbes y deslizamientos.