Xalapa, Veracruz, México, a domingo 24 de enero de 2021

Niño Dios con cubrebocas, el más buscado durante esta época

Niño Dios con cubrebocas, el más buscado durante esta época

Héctor Juanz, 9 de enero de 2021

Xalapa, Ver.- Porque tiene cubrebocas, son varias personas que prefieren vestir a su niño Dios de cirujano.

El gorro, la ropa quirúrgica y la mascarilla no son nuevos, pero por la pandemia actual, ha tenido más demanda y hay quienes lo han pedido como el “Niño covid”, aunque no es reconocido con este nombre ni por la iglesia católica ni entre los vendedores de ropa y accesorios al interior del mercado Jáuregui en Xalapa, donde es común encontrar la vestimenta para las imágenes del niño Jesús, después de la fiesta de la Epifanía o Día de Reyes y previo al Día de la Candelaria.


“Ahorita se están llevando al cirujano, que es el que trae cubrebocas, es el que están pidiendo un poquito más, al niño de la salud y los ropones”.

“Están buscando al niño doctor, al niño de la salud y al niño cirujano, por el cubrebocas”, comentó Lourdes Romero, locataria que cuenta con varios atuendos para los niños Dios.

Desde hace varios años la iglesia católica ha insistido a sus creyentes que no se vista a las imágenes del niño Jesús de ningún personaje ni santos o alguna advocación del propio Jesucristo, insistiendo y logrando que se deje esa costumbre que mezcla la cultura popular y las creencias religiosas.

Recomienda que se vistan únicamente de bebés, por lo que se ha hecho común el ropón o la ropa tejida.

“De bebé lleva calceta, porque aquí no le puse, lleva calzoncito, lleva una camisita, pero ahorita también hay pañalero, porque cuando hace calor, le quitan el pañalero y queda en su pañalero como un bebé con sus calcetas, y el pantalón, la chambrita y el gorro”.

“Para él sale en 80 pesos, aparte el pañalero de 35 y las calcetas de 10 pesos. La silla para él le sale en 45 pesos”, comentó Lourdes Romero, quien lleva más de 30 años ofreciendo esta variedad de ropa y accesorios.

En este mercado, quienes venden ropa además restauran las imágenes de yeso dañadas, pues el valor personal que las familias dan a sus niños es invaluable.

“Es el aprecio que le tienen. A veces es de la abuelita, son niños de 30 o 40 años; el respeto, nuestra religión… todo eso equivale a que los traigan a reparar. Pueden comprar uno nuevo, pero es el cariño que le tengan. Aquí les reparamos los deditos, todo lo que tengan…”.

En México la costumbre católica es levantar del nacimiento a la imagen del niño Jesús hasta el 2 de febrero, Día de la Candelaria. Posteriormente se viste y se mantiene en una silla de madera durante el año hasta la próxima Navidad que es acostado en el portal, aunque pasando el Día de Reyes algunas personas acostumbran ya buscar la ropa y vestirlo.