Xalapa, Veracruz, México, a domingo 07 de junio de 2020

Lola Álvarez Bravo, primera fotógrafa mexicana

Lola Álvarez Bravo, primera fotógrafa mexicana

Notimex, 3 de abril de 2020

  • Dio testimonio de importantes figuras del país y de la vida cotidiana

México.— Este viernes 3 de abril se conmemora el 117 aniversario del natalicio de Lola Álvarez Bravo, reconocida como la primera fotógrafa mexicana. Realizó retratos a personalidades como Frida Kahlo y fue jefa del Departamento Fotográfico del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL). 
     
Dolores Martínez de Anda —su nombre real— nació en Lagos de Moreno, Jalisco, sin embargo, durante 1916 se mudó a la Ciudad de México, lugar que sería significativo para su carrera profesional detrás de la lente. Como parte de sus primeros trabajos en el mundo artístico, transcurriendo el año 1935 colaboró en una exposición de artistas mujeres organizada por María Izquierdo. 
     
A mediados de los década de los treinta, la fotógrafa colaboró con la revista El maestro rural, entonces editada por la Secretaría de Educación Pública. Sus primeros trabajos en la fotografía fueron de corte documental, pues comenzó con imágenes que retrataban la vida cotidiana de las calles del país. 
     
De acuerdo con el INBAL, la artista llegó a declarar: “En mis fotos hay cosas de México que ya no se ven más. Si tuve la suerte de encontrar y plasmar esas imágenes, pueden servir más adelante como un testimonio de cómo ha ido pasando y transformándose la vida, imágenes que me llegaron muy hondo, como electricidad, y me hicieron apretar la cámara”. 
     
Su lente capturó también imágenes de líderes sociales, esculturas prehispánicas y arquitectura, entre otros. Con el paso del tiempo, sus disparos dejaron de enfocarse sólo en lo documental para dar paso a una fotografía más experimental, con lo que consiguió realizar técnicas como el fotomontaje, fotomural y fotograma, contextos en los que incursionó durante 1935. Para 1964 presentó su primera exposición individual. 
     
La artista de la lente se retiró de la actividad profesional al transcurrir el año 1989, no sin antes recibir reconocimientos a su talento, tales como la presea Doctor Mariano Azuela y la medalla de Jalisciense Distinguida.

Llegado el año de 1924, se casó con Manuel Álvarez Bravo y fue cuando adoptó sus apellidos, los cuales, aun después de separarse, conservó hasta su muerte ocurrida en 1993, por lo cual se le conoce como Lola Álvarez Bravo.

Buscador le dedica Doodle

Prueba de su reconocimiento es que este día, el famoso buscador de la empresa Google dedicó su Doodle (logo) a Lola Álvarez Bravo, en donde la segunda letra “g” fue reemplazada por la cámara que un dibujo de la fotógrafa (en color gris, donde aparece con una camisa y el cabello recogido) sostiene con ambas manos. 
     
En la explicación del Doodle se menciona que se celebra a una de las primeras fotógrafas profesionales de México, considerada una de las pioneras de la fotografía modernista en el país, la cual fue conocida por sus retratos de figuras públicas y por la fotografía callejera que narra décadas de la vida mexicana. 
     
Relata que, en la Ciudad de México, donde creció, fue que conoció a Manuel Bravo, el cual era su vecino y de quien aprendió los conceptos básicos de la fotografía, incluido el revelado de fotos en el cuarto oscuro. La pareja se casó durante 1925.
     
Añade que Lola Álvarez Bravo se convirtió en una figura central en el renacimiento cultural posrevolucionario de México, y entre sus fotografías más reconocidas internacionalmente estaban las tomadas a su amiga Frida Kahlo, a mediados de la década de los cuarenta.
     
A través de su lente capturó escenas de la vida cotidiana mexicana, desde las tradiciones locales hasta las barberías al aire libre, retratando la profundidad y amplitud de la cultura de México, ello a través de una carrera que abarca más de medio siglo. 
     
Finalmente menciona que, durante 1981; su estado natal, Jalisco, le otorgó una medalla de distinción por su contribución a las artes, y cuatro años después, se instaló una placa en su honor en el histórico Teatro Degollada de Guadalajara. Por todo esto, es que le deseó ¡Feliz cumpleaños! y le agradeció por capturar a México.