Xalapa, Veracruz, México, a viernes 23 de octubre de 2020

La muerte de siete niños en Gaza y de cuatro personas en Israel ponen fin al alto el fuego

La muerte de siete niños en Gaza y de cuatro personas en Israel ponen fin al alto el fuego

RTVE, 28 de julio de 2014

Las bombas han roto el breve alto el fuego durante el que los gazatíes han celebrado la fiesta el fin del Ramadán en medio de la guerra en Gaza. Los ataques han vuelto y con ellos el ruido de la muerte. No sólo en la Franja -donde al menos diez personas han muerto, entre ellas varios niños- sino también en el sur de Israel, donde al menos cuatro personas han muerto por fuego de mortero disparado desde Gaza, según el Ejército hebreo.

Israel asegura que un ataque desde la Franja se ha cobrado la vida de cuatro personas y ha herido a otras ocho en el que sería el peor ataque de Hamás desde que comenzó la ofensiva hace 20 días. Además, el Ejército hebreo no se responsabiliza de los últimos bombardeos en la Franja y asegura que responden a cohetes fallidos del grupo islamista lanzados hacia el sur de Israel.

Sin embargo, fuentes sanitarias y testigos apuntan a que han sido bos bombardeos aéreos israelíes paralelos, uno en un parque al norte de la ciudad de Gaza, y otro en un hospital, los que han matado al menos a diez personas, en su mayoría menores.

Bombardeos en un parque y un hospital

El portavoz del Ministerio de Sanidad en Gaza, Ashraf al Qedra, ha señalado que uno de los bombardeos tuvo como blanco un parque situado al oeste del campo de refugiados de Shati, mientras que el segundo fue sobre clínicas externas del hospital Shifa, el más grande de la Franja.

En el primero de los ataques testigos han señalado a la agencia Efe que un avión no tripulado del Ejército israelí lanzó un proyectil contra una zona donde se encontraban en ese momento varios niños jugando.

De acuerdo a las fuentes, algunos de ellos paseaban en un carro cuando impactó el obús, que dejó sus cuerpos mutilados y gran cantidad de sangre en el suelo, según ha constado Efe en el lugar de los hechos. El ataque ha dejado decenas de heridos, que han sido trasladados a centros médicos de los alrededores.

Fin del alto el fuego

Poco antes, fuentes sanitarias habían informado de que tres personas habían perdido la vida en el ataque contra las clínicas hospitalarias, que ha dejado también numerosos heridos.

Los ataques se producen después de que esta tarde expirara el último alto el fuego humanitario de 24 horas acordado el domingo en la zona.

Poco antes, un hombre y un menor de cuatro años murieron a causa de los disparos de la artillería israelí en Gaza, informa Al Qedra.

Los últimos bombardeos israelíes elevan a doce, en su mayoría menores de edad, los palestinos fallecidos durante la jornada de este lunes, que se suman a las 1.030 víctimas mortales en Gaza desde el inicio el 8 de julio de la operación militar de Israel.

Lanzamiento de cohetes de Hamás

El Ejército israelí ha confirmado que sus fuerzas habían atacado varias posiciones en el norte y este de la franja de Gaza en respuesta al disparo de 12 cohetes y proyectiles de mortero, que causaron heridas a un soldado.

Al menos siete israelíes han resultado heridos de diversa consideración al impactar esta tarde un proyectil de mortero disparado desde Gaza contra el concejo de Eshkol. De acuerdo a la Estrella de David Roja, dos de ellos se encuentran en situación crítica y cinco en estado grave.

Gaza es escenario de combates y bombardeos intermitentes israelíes, después de que el domingo las milicias anunciaran un alto el fuego de 24 horas que expiró a las 13.00 horas y ha coincidido con la celebración de la fiesta de fin del mes de ayuno o Ramadán.

La ONU critica la «desproporcionalidad»

Las hostilidades se han reanudado después de un receso fruto del cansancio de los contrincantes pero también de las presiones internacionales. La ONU ha pedido el cese «inmediato y sin condiciones» de los combates. Ban Ki-mooon ha alertado de la situación «crítica» que se vive en la franja de Gaza como consecuencia del «ataque masivo» lanzado por Israel, a quien ha criticado por la dureza de su intervención militar en ese territorio palestino.

«Las cifras de víctimas y de daños plantean serias dudas sobre la proporcionalidad» de la actuación armada de Israel, ha asegurado Ban en declaraciones a los periodistas en la sede de Naciones Unidas.

El propio Barack Obama ha telefoneado a Benjamin Netanyahu para instarle a que ponga fin a un conflicto que en tres semanas a acabado con las vidas de más de un millar de personas, en su gran mayoría civiles palestinos.

Cerca de 800 de ellos perecieron en los once días que dura ya la incursión terrestre, en la que también han muerto 43 soldados israelíes y un número aún no determinado de milicianos islamistas palestinos. Igualmente, han perdido la vida dos israelíes y un trabajador tailandés, alcanzados por alguno de los cerca de 2.500 cohetes que han lanzado las milicias palestinas contra Israel.