MÁSNOTICIAS MÁSNOTICIAS

La importancia de la lactancia materna

La importancia de la lactancia materna

Por: Mahaleth Guevara | 07 Jul, 2017

Veracruz, Ver.- Cuando nace un bebé, se busca brindar la mayor protección y bienestar posible. La madre produce el primer y más importante alimento del bebé, la leche materna; la cual ofrece nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo.

México se encuentra en el último lugar de los países que conforman América Latina en relación a la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, con un porcentaje del 14.4 según datos de la UNICEF.

Esta situación expone a los niños a enfermedades al no contar con las vitaminas y proteínas indispensables para el fortalecimiento de su sistema inmunológico.

“Un gran problema al que se enfrentando esos lactantes, es la obesidad (…) al consumir otros productos diferentes a la leche humana, pudieran estas fórmulas conocidas propiciar ese tipo de pacientes cambie su metabolismo”.

Incluso, refiere la Unicef que los niños amamantados con leche materna tienen seis veces más probabilidades de sobrevivir.

La primera leche que produce la madre tras el parto, se le llama calostro, es un líquido de color amarillo que contiene Hierro y vitamina A; a partir del quinto al décimo día sale la leche de transición, la cual es transparente y provee la vitamina del Complejo B que nutre al sistema nervioso del bebé, al décimo día surge la leche madura, la cual contiene caseína e inmunoglobulinas, estas últimas los protege de infecciones y alergias.

“El bebé puede tener menos problemas de cólicos, es bífido, es digerible, menos diarrea, menos problemas de la piel, vitamina A y vitaminas como complejo B, que el niño no sea hipotónico (…) cosa que no tienen las leches y sucedáneos artificiales, hasta la cantidad puede ser de 400 mililitros que una mujer produzca de leche materna si se está pegando al bebé todos los días, la leche materna va a salir cada vez que el niño succione el pezón de la mamá”.

Los especialistas recomiendan que la alimentación debe ser exclusiva con leche materna, durante los primeros 6 meses de vida del niño.
La toma de leche debe ser en promedio cada dos a tres horas, con ello se evitará que los niveles de glucosa del bebé bajen, si está dormido debe despertarlo para que coma.

Para las madres que tienen un trabajo fuera de casa, tienen la opción de extraer su leche. “Podemos almacenar la leche materna y guardarla en el refrigerado y etiquetándola, si nos dura hasta tres días y en el congelador nos dura hasta tres meses”.

Antes del consumo de la leche congelada, se debe dejar a la intemperie media hora, luego ponerla a baño María entre 15 a 20 minutos, probar su temperatura en nuestra mano antes de dársela al bebé. No se debe calentar en microondas, ya que pierde sus nutrientes.

Los residuos de leche, no se deben almacenar nuevamente. Para la madre también hay beneficios al dar leche materna.

“Si una mamá le da el seno materno al bebé, después de los dos meses, después del parto debería tener el peso ideal, el peso con el que se embarazo (…) va ayudar a la mamá recupere esas defensas, la mamá tiene la aceptación más hacia su hijo, la parte emocional, psicológica, por todos lados la glucosa, las funciones pancreáticas, va a tener menor estreñimiento”.

Inés sabe los beneficios que brinda la leche materna, ahora con su tercer hijo tiene la oportunidad de amamantar por un periodo más largo.
“En las noches es cuando le doy mayor cantidad de tomas seguidas, y eso también lo tranquiliza, por que como vivimos, como en colecho (…) es una carga menor por ejemplo a la alimentación con fórmula, porque la alimentación fórmula obliga a levantarte y a prepararle la mamila”.
La Organización Mundial de la Salud y la Unicef recomiendan:

*A partir de los 6 meses de vida, introducción de alimentos complementarios seguros y nutricionalmente adecuados.
*Continuar con la leche materna hasta los dos años o más.