Xalapa, Veracruz, México, a domingo 31 de mayo de 2020

Hallan microplásticos en aves rapaces de Florida

Hallan microplásticos en aves rapaces de Florida

Notimex, 21 de mayo de 2020

Miami.- Un nuevo estudio de la Universidad de Florida Central (UCF) confirmó y cuantificó por primera vez la presencia de microplásticos en aves rapaces terrestres y acuáticas, incluidos halcones, águilas pescadoras y búhos.

La investigación publicada por la revista científica Environmental Pollution precisó que las aves de rapiña son importantes para el funcionamiento de los ecosistemas. La acumulación de microplásticos en sus sistemas digestivos podría causar envenenamiento, inanición y muerte.

Los microplásticos son pedazos pequeños de plástico, menores al tamaño de una punta de lápiz, que provienen de piezas más grandes como ropa sintética, productos de salud y belleza ó industriales.

«Las aves rapaces son los principales depredadores en el ecosistema y al cambiar la población o el estado de salud del depredador superior se alteran por completo organismos y hábitats que se encuentran por debajo de ellos en la red alimentaria», explicó Julia Carlin, autora principal del estudio y miembro del Departamento de Biología de la UCF.

La ingestión de piezas de plástico por los animales se observó por primera vez en la década de 1960, y la ingesta de este material creció alrededor de 2010, señaló Linda Walters, profesora del Departamento de Biología de la UCF.

De acuerdo con las científicas, estudios anteriores documentaron la ingesta de microplásticos en otras especies como peces, aves marinas, ostras y hasta ballenas, sin embargo, las aves rapaces no se habían examinado a fondo, debido a su estado de protección.

Gracias a un centro de rehabilitación, que ayuda a las aves rapaces heridas, las especialistas pudieron examinar el contenido del estómago de 63 aves que estaban muertas cuando llegaron al centro, o murieron 24 horas después de su arribo.

De esta forma, hallaron microplásticos en los sistemas digestivos de todas las aves examinadas, con casi mil 200 piezas de plástico extraídas de las 63 aves.

Confirmaron que los tipos más comunes de microplásticos en las aves fueron microfibras, las cuales pueden provenir de cuerdas sintéticas o ropa y pueden terminar en los ecosistemas a través de las aguas residuales.

Las expertas consideraron que para solucionar este problema podrían eliminar el plástico de los vertederos abiertos, desechar cuidadosamente la basura de plástico, comprar telas naturales en lugar de las de plástico y modernizar las plantas de tratamiento de agua, asi como los desagües pluviales para capturar microplásticos.

«Todos nos hemos beneficiado de la conveniencia de los plásticos, pero los plásticos no desaparecen una vez producidos», puntualizó Walters, especialista en ecología y conservación de la UFC.