Xalapa, Veracruz, México, a jueves 01 de octubre de 2020

Gibrán Ramírez, aspirante a dirigir a Morena a nivel nacional, asegura no pertenecer a ninguna «tribu»

Gibrán Ramírez, aspirante a dirigir a Morena a nivel nacional, asegura no pertenecer a ninguna «tribu»

Carlos Andrade, 6 de septiembre de 2020

Xalapa, Ver.- Gibrán Ramírez Reyes, contendiente por la dirigencia nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), durante su gira proselitista por esta capital, manifestó que él no pertenece a ninguna tribu como los tres aspirantes a dirigir a ese partido, además de que se han dejado solo al proyecto de la cuarta transformación.

«Lo que les ofrezco es que no pertenezco a ninguna facción. Soy el único de los candidatos que no tiene facción, que no es producto de un acuerdo entre jefes políticos, que no tiene tribu y eso es necesario para sacar al partido de esa lógica. Hasta ahora los jefes políticos se ponen de acuerdo en cuotas, eso tiene muy enojada a la gente en los diversos estados de la república, donde no se eligen a los mejores candidatos a los ayuntamientos, a los gobiernos estatales, a las diputaciones».

Ramírez Reyes ha salido a defender su preparación política para el cargo, ante quienes lo acusan de ser muy joven para la dirigencia del partido, e indicó que tiene experiencia en asesoría legislativa y encabezando desde hace dos años, como secretario general de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social, la cual es una organización internacional con miembros de 37 países de Las Américas.

«Los demás compañeros han estado en otras cosas, en luchas ajenas o contrarias, Mario Delgado votó a favor de la reforma educativa; Muñoz Ledo dijo hace poco que Morena salía de su corazón; Yeidckol, aunque nadie debe regatear que era la presidenta de Morena durante el triunfo, es responsable de buena parte de la parálisis del partido durante dos dos años».

Indicó que Morena se tiene que diferencia y tiene que ser una marca de decencia, porque sin no viene el desencanto de la gente. El que digan que son iguales que todos los partidos y no pueden permitir que eso pase.