Xalapa, Veracruz, México, a miércoles 05 de agosto de 2020

Fiestas tradicionales de Xico se mantienen con número limitado de feligreses y nueva tecnología

Fiestas tradicionales de Xico se mantienen con número limitado de feligreses y nueva tecnología

Héctor Juanz, 11 de julio de 2020

Xico, Ver.- Las tradiciones que por años han congregado y alegrado a los veracruzanos y visitantes de otros estados y países, se han adaptado a la nueva normalidad en la que se evitan concentraciones masivas.

Una de estas es la fiesta en honor a Santa María Magdalena, patrona de Xico, cuyas ofrendas son enmarcadas con las procesiones religiosas, arcos florales y las danzas populares, de los tocotines, de banda cruzada y de los payasos que se realizan durante julio.

Este año, el folklore de esta celebración no reunirá presencialmente a todo el pueblo y la cultura se apoyará de la tecnología para masificarse.

«Estamos haciendo videos. A través de videos dar a conocer nuestra música y presentarla desde nuestro espacio para todo el público. Nuestros compañeros de cuadrillas de payasos y otras cuadrillas que existen están haciendo lo suyo, por su lado. En lo que respecta a la danza macehiani, hizo una especie de video con collage donde manifiestan su sentir sobre la danza», dijo Alejandro Teutli Morales, músico tradicional.

«Aunque este año no se podrá participar, no saldremos a las calles, hemos hecho trabajos desde casa. Hemos hecho una especie de challenger con algunos danzantes, desde casa sin reunirnos y la gente lo ha visto de manera positiva», afirmó por su parte Plutarco Tepetla, otro músico tradicional.

Aunque se limita la forma de ofrendar a la santa, la fe y devoción es la misma entre los xiqueños

«Sólo se hace la entrega de la ofrenda, que es el vestido con un número limitado de personas que prácticamente son los que donan y los mayordomos. Siempre ofrecemos nuestro trabajo y ofrecemos a Santa María Magdalena porque todo esto se vaya normalizando», aseguró Juan José Tlaxcalteco, habitante de Xico.

La alegría de los cencerros, la algarabía del levantamiento del arco floral y el recorrido por los coloridos tapetes de aserrín deberán esperar, aunque la cultura, la fe y la devoción en sus diferentes expresiones continúa viva entre los xiqueños.