Xalapa, Veracruz, México, a martes 29 de septiembre de 2020

En México el periodismo cultural y literario es extraordinario: Humberto Musacchio

En México el periodismo cultural y literario es extraordinario: Humberto Musacchio

, 6 de agosto de 2015

Xalapa, Ver., 06 de agosto de 2015.- El desarrollo cultural de México es riquísimo, y el periodismo cultural y literario también es extraordinario, dijo Humberto Musacchio al presentar el segundo tomo de México: 200 años de periodismo cultural.

“Este segundo tomo va de 1910 a 1960, considerando que de 1910 a 1920 el país está en guerra”, describió acompañado por la investigadora Elissa Rashkin. “El suplemento más antiguo, según mis cuentas, data de 1831 y los suplementos modernos nacen en la posrevolución, en 1929, con El Nacional, aunque ya se publicaba desde antes la revista El Universal Ilustrado”.

En ese periodo, agregó, “hay una gran cantidad de publicaciones extraordinarias como las de los estridentistas y el grupo de los contemporáneos. Yo he intentado recoger lo más trascendente de todo eso, tanto de textos como de autores, corrientes literarias y grupos para dar una idea de cuál ha sido la historia y cómo la ha reflejado el periodismo cultural”.

Los intereses del experimentado periodista abarcan, además, las expresiones musicales y las artes plásticas. En sus recopilaciones, desde el primer tomo, el lector puede apreciar referencias al siglo XIX y la inclusión de la moda como temática, pues “fue parte del periodismo cultural”.

Actualmente, dijo, “ya estamos en un periodo de transición hacia el periodismo electrónico, que nadie sabe dónde va a terminar. Las publicaciones en papel están condenadas a desaparecer y se estima que seguirán hasta 2050 pero no más allá, si bien les va”.

Debido a la migración de muchas obras a Internet, explicó, “los presupuestos públicos y privados para las versiones impresas se reducen. Tanto los diarios El País, New York Times y hasta El Reforma, así como la mayoría de los periódicos del mundo, han tenido que reducir el tamaño y cantidad de sus páginas para ahorrar papel, un insumo que constantemente sube de precio”.

Los aeropuertos

Del mismo modo, el escritor colombiano Jairo Buitrago presentó su libro Los aeropuertos, una coedición del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y Ediciones Castillo, ilustrada por Juan Mayorga.

“Esta obra es una de las más personales, de alguna manera autobiográfica. He pasado tanto tiempo en aeropuertos que incluso he dormido en alguno. Es un lugar muy especial donde la gente está expectante”, manifestó el autor.

En sus palabras, Los aeropuertos es una historia con subhistorias que, a su vez, narran cómo los personajes van cambiando en el paseo. “Esto realmente me pasó. Me quedé solo al terminar una firma de libros, algo muy raro por mi popularidad”.

Con apenas tres días de estancia en la Ciudad de México, el autor decidió salir a caminar. “En un lugar del barrio la Condesa vi unos perros en una vitrina, mirando con ganas de salir. Un chico que estaba en la puerta me preguntó si quería pasear uno, que me lo podían prestar con todo, incluyendo agua y correa. Dejé mi pasaporte en garantía y así fue como conocí a Lost”.

Lost, personaje del texto, existe. “Su nombre se debe a que fue hallada en Insurgentes. Resultó ser un demonio que jamás me quiso. Fue horrible: me mordió y se soltó de la cadena.

Al final, me quedé rendido, como el señor del libro, tirado en una banca, pues no podía perseguirla más. Ella volvió sola; entonces, de alguna manera habíamos conectado. Aunque no tenía vuelo, como en el libro, haberla conocido y tener que devolverla al albergue me marcó tanto que decidí que algún día escribiría la historia”, concluyó Jairo Buitrago.