Xalapa, Veracruz, México, a domingo 20 de septiembre de 2020

Conferencia La historia de la historieta mexicana

Conferencia La historia de la historieta mexicana

, 23 de julio de 2013

La historia de la historieta mexicana, un fenómeno cultural que convocó a millones de lectores en la segunda mitad del siglo XX, será el tema de la conferencia que impartirá Juan Manuel Aurrecoechea Hernández, quien a invitación del Instituto Veracruzano de la Cultura (Ivec), ofrecerá esta charla el viernes 26 de julio, a las 19:30 horas, en el recinto cultural Casa Principal, de este puerto.

De acuerdo con el conferencista, la historieta popular mexicana es una especie en peligro de extinción y, al parecer, muy pronto no quedarán más que huellas y algunos vestigios de este fenómeno cuya fundación data de marzo de 1936, cuando apareció el primer número de la legendaria revista Pepín; las únicas que sobreviven en la actualidad son La familia Burrón, de Gabriel Vargas, y El libro semanal, de varios autores, que siguen deleitando a sus lectores.

Monsiváis decía que la “falta de clásicos es uno de los principales escollos para encontrar el perfil histórico de la historieta mexicana. Si no hay cultores y obsesos y maniáticos de la tradición del cómic en México, todo parece empezar de nuevo, y ese empezar siempre de nuevo es lo que quita densidad a nuestro cómic y lo hace tan subsidiario del norteamericano, italiano o francés”.

La historieta, según Aurrecoechea, escandalizó a curas, asociaciones de padres de familia, educadores oficiales y oficiosos; fue acusada además como corruptora de la inocente alma popular, de la infancia, y de dar origen a inmensas fortunas y cimentar grandes emporios editoriales.

En los años 60 no despertaron más que muy esporádicas reflexiones; las más de las veces, rotundas descalificaciones. La idea de que la lectura de historietas favorecía la cultura de la miseria y era culpable de graves lastres mentales se convirtió en opinión generalizada; este prejuicio lo compartían hasta sus propios lectores, incluso muchos dibujantes y argumentistas menospreciaban su oficio y sentían cierta vergüenza de vivir de él.

A mediados de los años 80, el lector mexicano se convirtió en el mayor consumidor de cómics del mundo, cuando la cantidad de lecturas anuales de historietas alcanzó la increíble cifra de los dos mil millones; esta insaciable demanda era satisfecha fundamentalmente por la producción nacional.

El lugar común de que la historieta era producto nocivo impregnó la política estatal, incluso el Reglamento de Revistas Ilustradas, de 1944, que estuvo vigente durante muchos años, señalaba que “La educación se ve contrarrestada de manera grave por una serie de revistas ilustradas, historietas y láminas, que bajo pretexto de amenidad o diversión contienen argumentos y estampas nocivas por su inmoralidad, que apartan el espíritu juvenil de los cauces rectos de la enseñanza”.

Aurrecoechea Hernández es parte del Sistema Nacional de Creadores en los Estados y ha publicado artículos, libros y ensayos sobre el tema de la historieta, entre los que destaca La historieta popular mexicana en la hora de su arqueología.

El Ivec reitera su invitación al público para que asista a Casa Principal para escuchar la ponencia de este autor, quien abundará sobre el fenómeno de la historieta mexicana, este viernes 26 de julio, a las 19:30 horas. La entrada es libre.

error: Contenido protegido !!