Xalapa, Veracruz, México, a jueves 13 de agosto de 2020

Científicos vislumbran un futuro próximo apocalíptico

Científicos vislumbran un futuro próximo apocalíptico

Excélsior, 20 de marzo de 2014

Hacia el borde del abismo parece que avanzamos en este siglo debido al calentamiento global, la sobre explotación de recursos y la desigual distribución de la riqueza en el planeta. Así de categóricos y fatalistas se muestran dos estudios científicos revelados por la prensa anglosajona esta semana.

Por Elisenda Panadés

De aquí al fin de siglo, centenares de millones de personas podrían verse obligadas a desplazarse debido a la subida de las aguas provocada por los efectos del calentamiento global. Lo alerta el Grupo Intergubernamental de Estudiosos del Cambio Climático, creado en 1998 por la ONU por petición del G7, en un informe que debe publicarse a finales de mes de marzo y al que ha tenido acceso el periódico The Independent.

Según la versión no definitiva de dicho informe, titulado “Official prophecy of doom” (La predicción oficial de la destrucción) el calentamiento global generará un gran carestía de alimentos, ya que las cosechas agrícolas se reducirán en un 2%, mientras que el aumento de la demanda de alimentos mundial aumentará un 14% por década de aquí a 2050.

Como consecuencia de todo ello, los investigadores pronostican un aumento de los conflictos violentos en el mundo, así como la multiplicación de canículas, incendios y enfermedades ligadas a la alimentación y la calidad del agua. En el plano económico, el cambio climático generará también pérdidas de miles de millones de dólares, según el grupo de expertos.

El fin de la civilización occidental “en algunas décadas”, según la NASA

La filtración del informe del GIEC coincide con la publicación de otro estudio financiado por la NASA, la agencia aerospacial norteamericana, según el cual la explotación de recursos y la desigual distribución de la riqueza en el mundo llevarán al hundimiento de la civilización occidental “en algunas décadas”.

Publicado en la revista científica norteamericana Ecological Economics, y basado en un nuevo instrumento analítico que cruza varias disciplinas, como las matemáticas y la historia, dicho estudio vislumbra dos posibles escenarios fatídicos durante el siglo XXI: uno que conducirán a la desaparición de los pobres y la clase trabajadora debido al hambre y la falta de recursos; y el otro, producto del consumo excesivo, comportará primero una disminución de los sectores más empobrecidos, seguido de un declive de los más ricos.

Contra tal fatalismo, los científicos alertan de la necesidad urgente de reducir las desigualdades económicas a fin de garantizar una distribución más justa de los recursos, además de reducir el consumo excesivo de recursos, apoyándose en los recursos renovables y en un menor aumento de la población.

Durante la historia de la humanidad, según los investigadores, varios imperios han desaparecido debido a la ceguera de sus élites, quienes creyéndose protegidas, rechazaron modificar el sistema de vida colectivo. Tendremos que esperar que las actuales no hagan lo mismo.